Actualización de la BIOS

Actualización de la BIOS

 

Las BIOS se encarga de garantizar el buen funcionamiento de nuestra placa base. En esta placa de grandes dimensiones, van alojados todos nuestros dispositivos, por eso es recomendable mantenerla actualizada en todo momento. En las actualizaciones se suelen añadir soporte para nuevos periféicos.  Si nuestra placa fue fabricada después de 1.994 es casi seguro que soporta la actualización por software (Flash BIOS), si no fuese así­, la única actualización posible sería mediante la sustitución del chip de la BIOS. La actualización es una operación delicada y peligrosa. Si no la hacemos de manera correcta, la placa base nos puede quedar inservible. Una vez iniciada esta operación jamás deberemos interrumpirla. También se actualiza la BIOS de otros dispositivos como la tarjeta grá¡fica, el MODEM, o la tarjeta de red, en estos últimos dos casos, si la actualización no se finalizara con éxito, podemos reiniciar el equipo y volver a intentarlo de nuevo; pero si hubiese problemas con la tarjeta grá¡fica podríamos encontrarnos con que al reiniciar el equipo no podemos  visualizar nada en nuestro monitor.  

 

Actualizar la BIOS es una tarea delicada

 

Generalmente la actualización de la BIOS se realiza en entorno DOS. Nos dirigiremos a la página web de nuestro fabricante y buscaremos las instrucciones precisas de instalación y seguiremos éstas escrupulosamente. Crearemos una carpeta temporal a la que podemos llamar “BIOS” y allí­ será donde descargaremos el software proporcionado por el fabricante. Al descargar los archivos de actualización seguramente encontraremos el fichero “README.TXT en el que también podremos encontrar instrucciones detalladas. Posteriormente crearemos un disquete de arranque en el que incorporaremos los archivos descargados de la web.

 

Como crear un disquete de arranque

 

1- Insertaremos un disquete de 3 y ½ en la unidad A.
2- En el explorador haremos clic con el botón derecho de nuestro ratón y seleccionaremos la opción “Formatear”. En la nueva ventana emergente marcaremos la casilla de verificación “Copiar los archivos del sistema” y pulsaremos el botón “Aceptar”.
Ya tenemos listo nuestro disquete de arranque. Ahora copiaremos los archivos que tenemos en nuestra carpeta temporal “BIOS” y los añadiremos al disco de la unidad A, lo dejaremos insertado y reiniciaremos el sistema. Nota: Solo podemos crear estos discos bajo Windows 3.* - 95.* o 98.* siendo imposible desde Windows NT o 2000. Normalmente las BIOS están configuradas de modo que siempre arranca por defecto desde la unidad A, si no fuese así, tendrí­amos que configurar nuestra BIOS para cambiar el orden. Una vez reiniciado nuestro ordenador desde el disquete A, ejecutaremos el programa que nos actualizará la BIOS.

 

HelpDrivers Desde Marzo del 2000